Reflexiones 2   

LA VOLUNTAD DE DIOS

Tarde o temprano todos nosotros nos encontraremos con la lucha entre hacer nuestra voluntad o hacer la voluntad de Dios. Por una parte nuestra carne nos dirá que no merece la pena hacer la voluntad de Dios, y por otra parte, el espíritu nos dirá, que la voluntad de Dios es perfecta, es buena y agradable.

 El mismo Señor Jesucristo en el Huerto del Getsemani oro y dijo textualmente: “No se haga mi voluntad, sino la tuya” Vemos en estas palabras que el Señor Jesucristo sometió su voluntad, a la voluntad del Padre. Y dicho sea de paso, no era nada fácil aceptar y obedecer el plan previamente establecido para la redención de la Humanidad.

No es nada fácil que nuestra voluntad se rinda y acepte la voluntad de Dios, de hecho nunca lo hará. Lo que tenemos que hacer es renunciar a hacer nuestra voluntad, y pedirle con todo el corazón al Señor cada día, que nos de fuerzas para que podamos cumplir con el propósito de Dios para nuestras vidas.

Podemos echar a perder muchas cosas hermosas, simplemente por no rendirnos a su voluntad. Podemos perjudicar, y dañar la obra de Dios, por el mero hecho de no querer acatar la voluntad de Dios para nuestras vidas.

Todas las personas que han rechazado hacer la voluntad de Dios no han sido felices, y es que la verdadera paz solo se experimenta cuando estamos

en el centro de la voluntad de Dios.

A veces hacer la voluntad de Dios no es fácil, no siempre nos resultara sencillo obedecer a Dios, sobretodo cuando El te pida algo que va en contra de tus deseos, pero si le pides al Señor que te ayude, y que te haga entender que lo mejor del mundo es hacer su voluntad, pronto descubrirás que las bendiciones que se pueden perder por no hacer su voluntad son muchísimas, y que de ninguna manera merece la pena vivir a nuestra manera, dándole las espaldas a la voluntad de Dios.

Romanos 12:2 dice:…”que la voluntad de Dios es buena, agradable y perfecta” Pero que para comprobar cual es la voluntad de Dios para nuestra vida, tenemos que ser transformados por medio de la renovación de nuestro entendimiento. Eso quiero decir, que tenemos que poner de nuestra parte, tenemos que desear ser tratados por Dios, será la única manera de que El, podrá revelarnos su voluntad a nuestra vida.

Pastor Manolo Sierra.

¿CUAL ES TU LIMITE?

¿Hasta donde serias capaz de aguantar por causa del evangelio? Muchos creyentes hoy en día, que suelen congregarse normalmente en una iglesia, que los ves levantando sus manos en los cultos y dando una cierta imagen de madurez, en el fondo tienen muy poco aguante.

El mas mínimo problema, una critica que se haga en su contra, o una pequeña dificultad, en seguida los desanima, los deprime, y se olvidan de todas y cada una de las promesas que Dios nos ha dejado en su Palabra, para que podamos vivir en victoria.

 La vida cristiana no es un camino de rosas, es un camino lleno de dificultades, de obstáculos, de pruebas, pero, tenemos que tener la suficiente madurez y el deseo de estar dispuestos a pagar el precio que sea necesario pagar, para que la obra de Dios avance y no se detenga bajo ningún concepto.

En estos programas de televisión que últimamente estamos todos acostumbrados a ver, tales como operación triunfo, Fama, tu si que vales, etc, vemos que cuando el jurado opina, los concursantes aguantan todo cuanto se les diga porque el deseo de triunfar y ser famosos es tan grande que soportan todo cuanto se les diga..

Nosotros los cristianos deberíamos de ser un ejemplo a la hora de aguantar todo tipo de cosas, de humillaciones, de mentiras, de calumnias, e incluso deberíamos de aprender a gozarnos en medio de las pruebas.

No cabe la menor duda de que nos falta mucho, nuestra capacidad de aguante tiene que ir en aumento, de lo contrario no podremos en estos últimos tiempos en los cuales nos ha tocado vivir, estar por encima de las circunstancias difíciles que vendrán al mundo.

Que Dios nos ayude a entender que tenemos una enorme responsabilidad frente al mundo que se esta desmoronando poco a poco, y también delante de tantos hermanos que nos observan y en cierto sentido somos su punto de referencia.

Pastor Manolo Sierra.

NUESTROS HIJOS 

Hoy hablaremos acerca del cuidado que como padres tenemos que tener sobre nuestros hijos, sobre todo los aspectos espirituales, que al fin y al cabo son los más importantes puesto que el futuro de nuestros hijos depende fundamentalmente de la herencia espiritual que seamos capaces de dejarles.

Muchos padres cristianos no son conscientes de la importancia de preparar espiritualmente a sus hijos para el día de mañana. No debemos olvidar que algún día no muy lejano nuestros hijos abandonaran el hogar para formar su propia familia como lo hicimos nosotros. El tiempo que vivan con nosotros, es el tiempo que Dios nos  da para que les enseñemos las verdades y los principios de la Palabra de Dios que les acompañaran toda la vida.

Te has preguntado alguna vez si tus hijos una vez que abandonen el hogar y se casen ¿seguirán en los caminos del Señor, asistiendo a la iglesia como hasta ahora? ¿Se mantendrán fieles al Señor y a su Palabra todos los días de su vida? Es importante que nos hagamos estas preguntas, y trabajemos para hacer de nuestros hijos una generación de bendición.

Ahora algunos de ellos son niños que juegan y corren por la iglesia, mañana serán adolescentes y después jóvenes, y cuando nos hayamos dado cuenta, se habrán convertido en hombres y mujeres. Conozco muchos padres cristianos que cuando sus hijos crecieron, estos se dejaron de congregar y se apartaron completamente de los caminos del Señor.

Nuestra mayor responsabilidad como padres no es proveerles de las cosas materiales que necesitan. Es la herencia espiritual la que marca la diferencia, la que le da consistencia a la vida, fundamento sólido que mantiene la estabilidad de la persona, esa debe ser nuestra mayor responsabilidad.

La mayoría de nosotros no tuvimos una herencia espiritual sana, la doctrina que nos inculcaron estaba contaminada, la idolatría, la superstición, las procesiones, el tener que confesarnos con un cura era lo normal, el éxito estaba fundamentalmente en la mejor carrera o en el trabajo que diera mas dinero, hasta el día que nos convertimos y nuestros ojos fueron abiertos a la verdad del evangelio. Pero con nuestros hijos ha sido algo muy diferente, el orar en casa, leer la Biblia, asistir a la Escuela Dominical, etc ha sido lo normal para ellos.

Por lo tanto, no dejemos de invertir en nuestros hijos el tiempo para que amen a Dios y a su Palabra todos los días de su vida, tengamos cuidado con lo que ven, con quienes se juntan, con lo que llenan sus mentes, porque nuestra mayor responsabilidad es darles una herencia espiritual a nuestros hijos. Que Dios nos bendiga y nos ayude.

Pastor Manolo Sierra.

NO LIMITEMOS A DIOS

Para los discípulos tuvo que ser durísimo aceptar la orden que Cristo les estaba dando: “Dadles vosotros de comer” (Lucas 9:13) Inmediatamente le respondieron al Señor diciéndoles: “No tenemos mas que cinco panes y dos pescados”

Que pronto habían olvidado los milagros, los prodigio y las maravillas que a estas alturas había echo el Señor delante de ellos. ¿Cómo es posible que le dijeran al Señor, despide a la gente para que se vayan..? Ninguno de ellos vio en aquel momento ninguna posibilidad de solucionar aquel “problema” Era una ocasión maravillosa para que su maestro pudiera demostrar su poder, pero la incredulidad, nos impide ver mas allá de las circunstancia

Cuantas veces se presentan situaciones en la vida que podrían servirnos para que la gloria de Dios se manifestara, y sin embargo nos asustamos, nos podemos nerviosos y perdemos la oportunidad de ver una muestra más del poder de Dios.

Estaban en pleno desierto, no había aldeas alrededor, además no contaban con recursos suficientes para comprar comida para tanta gente. Todo estaba en su contra aparentemente. Cuantas veces como los discípulos solo vemos lo que no tenemos, lo que podemos hacer, sin embargo nuestro Dios, Todopoderoso ha prometido estar a nuestro lado todos los días, supliendo nuestras necesidades, sanando nuestras enfermedades y dolencias, respondiendo a nuestras oraciones, cuanta necesidad tenemos de que el Señor aumente nuestra fe.

Nuestro Dios es el Dios de lo imposible, a lo largo de la historia El ha dado pruebas más que suficientes de su Poder y de su Autoridad. En estos tiempos difíciles en los que estamos viviendo,  como nunca antes debemos de clamar para que no nos falte la fe, debemos con toda humildad tal y como hicieron los discípulos pedirle al Señor que aumente nuestra fe, para que podamos vivir en victoria y superar todos y cada uno de los obstáculos que se nos vayan presentando en el camino.

Sin fe no solo es imposible agradar a Dios, sino que además no podremos vivir a la manera que Dios pide y espera de cada uno de nosotros. En estos tiempos finales, la iglesia debe de clamar a Dios con fe, para que podamos utilizar todas las circunstancias para demostrarle al mundo que tenemos un Dios de poder. No tengamos miedo de los próximos desafíos que Dios ponga delante de nosotros, vivamos con la confianza y la certeza de que el Señor de Señores y Rey de Señor, va delante de nosotros, guiando nuestros pasos. Que Dios nos ayude y nos bendiga.

Pastor José Manuel Sierra.


Siguiente

1  2  3  4  5  6  7   9 10