Las Palabras de Cristo en La Cruz   

LAS PALABRAS DE CRISTO EN LA CRUZ

La muerte en la cruz la emplearon por vez primera los persas. También la utilizaron los griegos. Alejandro Magno, según cuenta la Historia, mandó crucificar en una ocasión a 2.000 habitantes de Tito. Los romanos siguieron empleando la Cruz para dar muerte a esclavos, desertores, ladrones, gente baja en general.

El Cristianismo ha exaltado excesivamente la cruz. La Iglesia católica dedica el 3 de mayo a celebrar “el Día de la Cruz”. Sin embargo, la importancia de la Cruz reside sólo en el Crucificado. Aunque las opiniones varían, se estima que Jesús permaneció en la Cruz durante seis horas, desde las nueve de la mañana hasta las tres de la tarde de un viernes 14 del mes de Nisan, que corresponde al abril nuestro. Durante esas horas Cristo no estuvo en silencio. Habló desde la Cruz. De sus palabras, comentadas a lo largo de dos mil años, emana lo más grande, lo más hermoso, lo más sublime a lo que puede aspirar un ser humano.

I. El perdón de los pecados

Las primeras palabras de Cristo tienen que ver con el perdón de los pecados. Jesús decía:

“Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” (Lucas 23.24).

Las palabras de Cristo hacen referencia a los dirigentes judíos, no a los soldados romanos, agentes materiales de la crucifixión. Los soldados ni siquiera conocían a Cristo. Estaban allí en el cumplimiento de una misión que se les había asignado.

Los grandes dirigentes judíos conocían a la perfección la Ley del Antiguo Testamento. Pero no querían admitir el origen mesiánico de Jesús. Juan el Bautista los encara:

“En medio de vosotros está uno a quién vosotros no conocéis” (Juan 1.26).

Y el apóstol Pablo agrega que si hubieran conocido la sabiduría del Padre manifestada en el Hijo: 

“Nunca habían crucificado al Señor de gloria” (1ª Corintios 2.8).

En tanto que Jesús pedía perdón para sus verdugos, “el pueblo estaba mirando” (Lucas 23.35).

¿Qué hacía allí toda aquella gente?.

Les atraía el espectáculo. Nada más.

Igual que hoy. Estamos conviviendo la Cruz de Cristo, la muerte de Cristo, en un espectáculo del domingo. Vamos a la Iglesia, entregamos la ofrenda, contemplamos cómo otros trabajan y regresamos a nuestro mundo privado.

Somos espectadores del drama. Como aquel gentío del que habla Lucas.

II. La inmortalidad

Escribe Lucas:

“Uno de los malhechores que estaban colgados le injuriaba, diciendo: Si tú eres el Cristo, sálvate a ti mismo y a nosotros. Respondiendo el otro, le reprendió, diciendo: ¿Ni aun temes tú a Dios, estando en la misma condenación?. Nosotros, a la verdad, justamente padecemos, porque recibimos lo que merecieron nuestros hechos; más éste ningún mal hizo. Y dijo a Jesús: Acuérdate de mi cuando vengas en tu reino. Entonces Jesús le dijo: De cierto de cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso” (Luacs 23. 39-43).

A las puertas de la muerte uno de los ladrones seguía blasfemando. Nada nuevo. Como hoy. Como siempre. Al otro, al que imploraba un recuerdo misericordioso, Cristo le asegura que el destino del ser humano está más allá de la cruz, más allá de la muerte, más allá de la tumba, en el paraíso de los redimidos.

El poeta alemán Goethe decía que el alma es como el sol. Cuando el sol desaparece de un continente donde ha caído la noche, ilumina en otro donde empieza la mañana. Somos seres inmortales y nuestra habitación celestial está en la inmortalidad. Como gritó Víctor Hugo cerca de la muerte: “Tierra, no eres mi tumba”.

III. La unidad del género humano

Es Juan quien nos da el siguiente relato:

“Estaban junto a la cruz de Jesús su madre, y la hermana de su madre, María, mujer de Cleofas, María Magdalena.

Cuando vio Jesús a su madre, y al discípulo a quien él amaba, que estaba presente, dijo a su madre: Mujer, he ahí tu hijo. Después dijo al discípulo: He ahí tu madre. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en casa” (Juan 19. 25-279.

Estas palabras de Jesús son exclusivas del cuarto Evangelio. Jesús tenía un tono fuerte de voz. Pero en aquella hora su voz estaba debilitada por los sufrimientos. El hecho de que pudiera hablar desde la Cruz y que los suyos entendieran lo que les decía demuestra lo cerca que estaban de él. ¿Cómo pudieron llegar hasta el pie mismo de la Cruz, pese a la vigilancia de los soldados romanos?. ¡Milagros del amor!.

Poco antes de morir Jesús dijo al Padre que había acabado la obra que le encomendó realizar (Juan 17.4). Era cierto. Pero también lo era que desde la Cruz proseguía la misión que le había traído a la tierra: Unir al ser humano con Dios y unir a las personas unas  a otras. Porque todos tenemos un mismo Padre y a todos nos ha hecho un mismo Dios (Malaquías 2.10).

IV. El amparo de los desamparados

Ahora es Mateo quien prosigue el registro:

“Desde la hora de sexta hubo tinieblas sobre la tierra hasta la hora novena. Cerca de la hora novena, Jesús calmó a gran voz, diciendo: Elí, Elí, ¿lama sabactani?. Esto es: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado? (Mateo 27.45-46).

La tierra se cubrió de tinieblas durante tres horas, desde las 12 a las 3 de la tarde. Los comentaristas de la Biblia coinciden, en general, en que aquellas tinieblas cubrieron solamente la tierra judía, la Palestina antigua. Justiniano, a principios del siglo V, decía que el Sol, la gran antorcha de luz, se escondió para no ver tanta ignominia y para dejar si luz a los verdugos.

¿Abandonó el Padre al Hijo?. Las Palabra s de Cristo, pronunciadas en un fuerte grito, no han sido correctamente interpretadas. El Padre no le abandonó ni un solo momento. Instantes después Cristo se dirige a El y le dice: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu” (Lucas 23.469.

De todas formas si Cristo sufrió alguna forma de desamparo fue para que mejor pudiera amparar en su corazón al género humano. Lleva veinte siglos llamándonos: “Venid a mi todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar” (Mateo 11.289.

V. La fuente de salvación

Otra vez habla el apóstol San Juan:

“Después de esto, sabiendo Jesús que ya todo estaba consumado, dijo, para que la escritura se cumpliese: Tengo sed” (Juan 19.289.

La sed era uno de los tormentos más ordinarios y atroces de los crucificados. La agonía de Cristo se inició en el huerto de Getsemaní. Luego siguió en los procesos del juicio, la flagelación y finalmente la Cruz. La crucifixión le producía una fiebre que según los médicos le originaba una temperatura de 39 grados. ES en esta situación cuando emplea las dos palabras dramáticas: “Tengo sed”.

Paradójico: Quien había exclamado públicamente un año antes: “Si alguno tiene sed, venga a mí y beba” (Juan 7.37), expresaba ahora la sed que le invadía.

Aquellas palabras de Cristo eran el cumplimiento del Salmo 22.14-15. Pero más que esto. Más incluso que sed fisiológica. En aquellos momentos el Crucificado estaba expresando su sed de trascendencia, sed de salvación, sed de glorificación, redimiendo al ser humano de sus culpas y presentándolo limpio por su propia sangre.

Cristo tiene sed. Pero Cristo es también el agua de vida que apaga nuestra sed de felicidad y de eternidad.

VI. La consumación de la salvación

Sigue la explicación de San Juan el apóstol:

“Entonces allí una vasija llena de vinagre; entonces ellos empaparon el vinagre en una esponja, y poniéndola en un hisopo, se la acercaron a la boca. Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu” (Juan 19. 29-30).

Los soldados romanos solían tomar un refresco compuesto de vinagre y agua, conocido aún hoy en algunos pueblos de la Andalucía de España. Cerca de la Cruz había varias vasijas con este líquido. Cuando Jesús expresó su deseo de beber, uno de los soldados empapó una esponja que tendría a mano para limpiarse la sangre y en una caña se la acercó a los labios del Maestro. No hubo intención de burla, simplemente quería aliviar la sed de Jesús.

Con las palabras “consumado es” Jesús declaró concluido el plan de salvación.

Quedaban consumadas y cumplidas todas las profecías del Antiguo Testamento, excepto las del enterramiento de su cuerpo y las de su resurrección. La Ley había sido también consumada. El Cordero pascual había sido sacrificado por la redención del género humano.

El plan de salvación de cada uno de nosotros se completó definitivamente. La misión que ele había traído a la tierra estaba cumplida. Rentan: “¡Reposa es tu gloria, noble iniciador. Tu obra está acabada, tu divinidad fundada!”.

VII. La victoria sobre la muerte

Concluye Lucas:

“Entonces Jesús, clamando a gran voz, dijo: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu. Y habiendo dicho esto, expiró” (Lucas 23.469.

Pocos años más tarde el apóstol Pablo interpretaría este grito del Maestro como una señal de victoria. Jesús despojó de su poder a los principados y potestades, los exhibió píblicamente, triunfando sobre ellos en la Cruz” (Colosenses 2.15).

Las últimas palabras de Cristo en la Cruz confirman tres grandes verdades de la esperanza cristiana:

Primera, hay un Padre. Dios no es un invento humano.

Segunda, existe un más allá. Una casa del Padre con muchas moradas.

Tercera, somos inmortales. El espíritu es la vida, la vida eterna que Dios transmitió a Adán en el instante de su creación. No todo muere en nosotros. Sobrevivimos a la materia, a la muerte del cuerpo. Cristo no entrega el espíritu a la tumba, ni a la tierra, ni al crematorio moderno. Lo entrega al Padre.

Con su vida nos enseñó a vivir. Con su muerte nos enseño a morir.

Conclusión:

Cristo permaneció en la cruz seis horas, desde las nueve de la mañana hasta las tres de la tarde.

En el transcurso de aquellas horas de dolor nos abrió su corazón. Nos habló del perdón de lo pecados.

De la inmortalidad del alma.

De la unidad del género humano.

Del amparo de los desamparados.

De la fuente de la salvación.

De la consumación de todas las cosas.

De la victoria sobre la muerte.

San Agustín lo describió con la cabeza inclinada, para besarnos.

Con el corazón abierto, para amarnos.

Con los brazos extendidos, para abrazarnos.

Con todo su cuerpo expuesto, para rescatarnos.

por: J. A. MONROY.