menu activo

Espiritu Religioso   

Todas las revelaciones que el ser humano ha recibido a lo largo de la historia, han procedido de tres fuentes:

El Espíritu de Dios, el espíritu humano, o un espíritu demoniaco.

La Biblia dice: "Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo"

El espíritu religioso es el que opera en todas las religiones del mundo. El espíritu religioso produce violencia, derramamiento de sangre, y venganza (tal como sucedió con Caín y con los fariseos)

Desde los tiempos del huerto del Edén hasta el día de hoy, las religiones falsas han sido la estrategia máxima de Satanás en su esfuerzo por ir contra el plan de Dios para la humanidad.

El espíritu que operaba por medio de Caín era un espíritu religioso, un espíritu fariseo. Caín preparó una ofrenda para Dios, pero no tenía valor, porque no era la clase  de ofrenda que Dios estaba dispuesto a aceptar. Su ofrenda era más bien un rito religioso, que un acto de fe y amor hacia Dios. En cambio, Abel fue contado como justo, porque Dios aceptó su ofrenda. Abel le presentó una ofrenda a Dios, movido por la fe. El corazón de Caín no estaba bien delante de Dios, así que odió a su hermano porque Dios lo había aceptado. Así fue como se llenó de rabia y odio, se levantó contra su hermano y lo mató. (Génesis 4)

El espíritu de Caín es el tipo de espíritu que usa Satanás para ir en contra del hombre justo. Este tipo de espíritu religioso es una puerta abierta a la influencia demoníaca. Este espíritu religioso está lleno de odio, venganza y sed de sangre. Es resentido, no perdona, y no sabe lo que es la misericordia.

Los fariseos y saduceos de los tiempos de Jesús tenían un espíritu religioso, y perseguían a los cristianos en el nombre de Dios. El complejo sistema de enseñanzas que usaban para mantener esclavizado al pueblo constituía una religión falsa e hipócrita. A lo largo de toda la historia, las religiones falsas han sido acompañadas por los frutos de un espíritu religioso. 

El espíritu religioso es contrario al espíritu de Cristo. Muchas falsas religiones funcionan a través de falsos profetas , que desafían a Cristo, su Palabra y a su Iglesia. La religión obstaculiza la obra de Dios en los seres humanos, pretende ocupar un lugar que no le corresponde. La religión no salva, no liberta y no restaura al hombre sino todo lo contrario. Lo ata, lo esclaviza y lo ciega, impidiéndole comprender la obra perfecta de Cristo.

Juan 10:10 dice: "El ladrón no viene sino para hurtar, y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia" Jesús no vino al mundo con la intención de traer, o enseñarnos una nueva religión. El vino a dar buenas nuevas a los pobres; a sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos, y vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos; a predicar el año agradable del Señor....