Get Adobe Flash player


an image
 

CONTACTO


Calle Garcilaso de la Vega, 13 Bajos - S.C. Tenerife

Teléfonos - 922-227 088


Carretera del Botanico, 111 Puerto de La Cruz

mi.vidanueva@hotmail.com

 

DONACIONES

Nuestra Iglesia se mantiene económicamente con los Diezmos y las Ofrendas de sus miembros, pero si usted cree que debe cooperar con esta Obra puede hacerlo a través de este enlace <Donaciones>



Haznos tu página de Inicio

LAS PALABRAS DE CRISTO EN LA CRUZ

La muerte en la cruz la emplearon por vez primera los persas. También la utilizaron los griegos. Alejandro Magno, según cuenta la Historia, mandó crucificar en una ocasión a 2.000 habitantes de Tito. Los romanos siguieron empleando la Cruz para dar muerte a esclavos, desertores, ladrones, gente baja en general.

El Cristianismo ha exaltado excesivamente la cruz. La Iglesia católica dedica el 3 de mayo a celebrar “el Día de la Cruz”. Sin embargo, la importancia de la Cruz reside sólo en el Crucificado. Aunque las opiniones varían, se estima que Jesús permaneció en la Cruz durante seis horas, desde las nueve de la mañana hasta las tres de la tarde de un viernes 14 del mes de Nisan, que corresponde al abril nuestro. Durante esas horas Cristo no estuvo en silencio. Habló desde la Cruz. De sus palabras, comentadas a lo largo de dos mil años, emana lo más grande, lo más hermoso, lo más sublime a lo que puede aspirar un ser humano.

I. El perdón de los pecados

Las primeras palabras de Cristo tienen que ver con el perdón de los pecados. Jesús decía:

“Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” (Lucas 23.24).

Las palabras de Cristo hacen referencia a los dirigentes judíos, no a los soldados romanos, agentes materiales de la crucifixión. Los soldados ni siquiera conocían a Cristo. Estaban allí en el cumplimiento de una misión que se les había asignado.

Los grandes dirigentes judíos conocían a la perfección la Ley del Antiguo Testamento. Pero no querían admitir el origen mesiánico de Jesús. Juan el Bautista los encara:

“En medio de vosotros está uno a quién vosotros no conocéis” (Juan 1.26).

Y el apóstol Pablo agrega que si hubieran conocido la sabiduría del Padre manifestada en el Hijo: 

“Nunca habían crucificado al Señor de gloria” (1ª Corintios 2.8).

En tanto que Jesús pedía perdón para sus verdugos, “el pueblo estaba mirando” (Lucas 23.35).

¿Qué hacía allí toda aquella gente?.

Les atraía el espectáculo. Nada más.

Igual que hoy. Estamos conviviendo la Cruz de Cristo, la muerte de Cristo, en un espectáculo del domingo. Vamos a la Iglesia, entregamos la ofrenda, contemplamos cómo otros trabajan y regresamos a nuestro mundo privado.

Somos espectadores del drama. Como aquel gentío del que habla Lucas.

II. La inmortalidad

Escribe Lucas:

“Uno de los malhechores que estaban colgados le injuriaba, diciendo: Si tú eres el Cristo, sálvate a ti mismo y a nosotros. Respondiendo el otro, le reprendió, diciendo: ¿Ni aun temes tú a Dios, estando en la misma condenación?. Nosotros, a la verdad, justamente padecemos, porque recibimos lo que merecieron nuestros hechos; más éste ningún mal hizo. Y dijo a Jesús: Acuérdate de mi cuando vengas en tu reino. Entonces Jesús le dijo: De cierto de cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso” (Luacs 23. 39-43).

A las puertas de la muerte uno de los ladrones seguía blasfemando. Nada nuevo. Como hoy. Como siempre. Al otro, al que imploraba un recuerdo misericordioso, Cristo le asegura que el destino del ser humano está más allá de la cruz, más allá de la muerte, más allá de la tumba, en el paraíso de los redimidos.

El poeta alemán Goethe decía que el alma es como el sol. Cuando el sol desaparece de un continente donde ha caído la noche, ilumina en otro donde empieza la mañana. Somos seres inmortales y nuestra habitación celestial está en la inmortalidad. Como gritó Víctor Hugo cerca de la muerte: “Tierra, no eres mi tumba”.

III. La unidad del género humano

Es Juan quien nos da el siguiente relato:

“Estaban junto a la cruz de Jesús su madre, y la hermana de su madre, María, mujer de Cleofas, María Magdalena.

Cuando vio Jesús a su madre, y al discípulo a quien él amaba, que estaba presente, dijo a su madre: Mujer, he ahí tu hijo. Después dijo al discípulo: He ahí tu madre. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en casa” (Juan 19. 25-279.

Estas palabras de Jesús son exclusivas del cuarto Evangelio. Jesús tenía un tono fuerte de voz. Pero en aquella hora su voz estaba debilitada por los sufrimientos. El hecho de que pudiera hablar desde la Cruz y que los suyos entendieran lo que les decía demuestra lo cerca que estaban de él. ¿Cómo pudieron llegar hasta el pie mismo de la Cruz, pese a la vigilancia de los soldados romanos?. ¡Milagros del amor!.

Poco antes de morir Jesús dijo al Padre que había acabado la obra que le encomendó realizar (Juan 17.4). Era cierto. Pero también lo era que desde la Cruz proseguía la misión que le había traído a la tierra: Unir al ser humano con Dios y unir a las personas unas  a otras. Porque todos tenemos un mismo Padre y a todos nos ha hecho un mismo Dios (Malaquías 2.10).

IV. El amparo de los desamparados

Ahora es Mateo quien prosigue el registro:

“Desde la hora de sexta hubo tinieblas sobre la tierra hasta la hora novena. Cerca de la hora novena, Jesús calmó a gran voz, diciendo: Elí, Elí, ¿lama sabactani?. Esto es: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado? (Mateo 27.45-46).

La tierra se cubrió de tinieblas durante tres horas, desde las 12 a las 3 de la tarde. Los comentaristas de la Biblia coinciden, en general, en que aquellas tinieblas cubrieron solamente la tierra judía, la Palestina antigua. Justiniano, a principios del siglo V, decía que el Sol, la gran antorcha de luz, se escondió para no ver tanta ignominia y para dejar si luz a los verdugos.

¿Abandonó el Padre al Hijo?. Las Palabra s de Cristo, pronunciadas en un fuerte grito, no han sido correctamente interpretadas. El Padre no le abandonó ni un solo momento. Instantes después Cristo se dirige a El y le dice: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu” (Lucas 23.469.

De todas formas si Cristo sufrió alguna forma de desamparo fue para que mejor pudiera amparar en su corazón al género humano. Lleva veinte siglos llamándonos: “Venid a mi todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar” (Mateo 11.289.

...continua en la siguiente página

 ONG - S.A.L.

Solidaridad, Ayuda y Libertad es una organización benéfica y legalmente constituida desde el año 2005.

Apoyada por un grupo de colaboradores, deseosos de trabajar y hacer una obra para personas, que por muchas circunstancia, necesitan de nuestra solidaridad y de nuestra ayuda para que en lo posible sean mas libres.

Esta organización no tiene ningún fin lucrativo y estamos dispuestos a servir en pos de una causa tan justa como es la ayuda humanitaria.

 ISLAS CANARIAS

Es un archipiélago del Atlántico, una de las comunidades autónomas de España. El archipiélago está situado frente a la costa noroeste de África, a tan sólo 95 Km. en el punto más próximo. Estamos a 1.400 km separados del continente europeo.

 LA ECONOMIA DE DIOS

Desde esta Web queremos presentarles una serie de bosquejos relacionados con la  Economía del Reino de Dios, tenemos la intención de proporcionar material para todos aquellos que estén interesados en conocer más sobre este tema tan importante y necesario en nuestros días de gran incertidumbre en las economías mundiales.


 LIBRO DE VISITA

Nos gustaría contar con tu opinión






 PREDICAS EN MP3

Predicaciones del pastor Manuel Sierra grabadas en el Centro Evangélico Vida Nueva en formato mp3.


 Aquí podras ver todas las Predicaciones de nuestra iglesia los jueves y los Domingos o en diferido  

 



 Calcula los usuarios online de tu web o blog