Get Adobe Flash player


an image
 

CONTACTO


Calle Garcilaso de la Vega, 13 Bajos - S.C. Tenerife

Teléfonos - 922-227 088


Carretera del Botanico, 111 Puerto de La Cruz

mividanueva@mividanueva.org

 

DONACIONES

Nuestra Iglesia se mantiene económicamente con los Diezmos y las Ofrendas de sus miembros, pero si usted cree que debe cooperar con esta Obra puede hacerlo a través de este enlace <Donaciones>



Haznos tu página de Inicio

                                               "Las Abejas"

Dios ordenó el cuerpo, dando más abundante honor al que le faltaba, para que no haya desavenencia en el cuerpo, sino que los miembros todos se preocupen los unos por los otros.

1 Corintios 12:24-25.

Una colmena es algo apasionante. Una colonia de abejas puede vivir en un tronco de árbol, en una caja de acero e incluso en el cadáver de un león… No tiene un jefe, pues la reina no dirige la colonia, sino que asegura su reproducción. Sin embargo, en el reino de la naturaleza quizá no exista una comunidad más eficaz que una colmena. Hay un perfecto acuerdo y una cabal unidad de acción. No hay celos ni luchas internas. Sin embargo, son combatientes intrépidas. Aun el hombre debe cuidarse de no provocarlas. El sistema de repartición de sus tareas es notable. Cada obrera sabe lo que tiene que hacer y lo hace sin necesidad de que nadie se lo ordene. ¡Al mismo tiempo no hay abejas sin hacer nada!

Cristianos, tenemos mucho que aprender de esas fascinantes y pequeñas criaturas, en particular en lo concerniente a nuestro servicio en la iglesia local. ¡Qué poderoso testimonio dan los cristianos cuando cada uno hace lo que el Señor le pide y para lo que le ha capacitado!

En contraste con las abejas que actúan por instinto, nosotros tenemos un Conductor, el Espíritu Santo, quien está en cada uno de nosotros y entre nosotros para darnos a conocer la grandeza, la dignidad del Señor Jesús, y para guiarnos en toda la verdad. Él alimenta nuestras almas al ocuparnos de la gloria de Cristo y al hacernos crecer en el amor de Dios.

ReflexioneS 

¿Por que nos gritamos?

Un día un hombre sabio preguntó a sus estudiantes lo siguiente: 

¿Por qué la gente se grita cuando está enojada?

Los estudiantes pensaron unos momentos: Porque perdemos la calma dijo uno, por eso gritamos. Pero ¿por qué gritar cuando la otra persona está a tu lado? preguntó el hombre sabio. ¿No es posible hablarle en voz baja? ¿Por qué gritas a una persona cuando estás enojado?.

Los hombres dieron algunas otras respuestas pero ninguna de ellas satisfacía al sabio.

Finalmente él explicó: Cuando dos personas están enojadas, sus corazones se alejan mucho. Para cubrir esa distancia deben gritar  para poder escucharse. Mientras más enojados estén, más fuerte tendrán que gritar para escucharse uno a otro a través de esa gran distancia.

Luego el hombre sabio preguntó: ¿Qué sucede cuando dos personas se enamoran? Ellos no se gritan sino que se hablan suavemente, Sus corazones están muy cerca. La distancia entre ellos es muy pequeña. El sabio continuó... Cuando se enamoran más aún, ¿qué sucede? No hablan, sólo susurran y se vuelven aún más cerca en su amor. Finalmente no necesitan siquiera susurrar, sólo se miran y eso es todo. Así es cuando están cerca dos personas que se aman.

Cuando discutan no dejen que sus corazones se alejen, no digan palabras que los distancien más, llegará un día en que la distancia sea tanta que no encontrarán más el camino de regreso.

La Blanda respuesta quita la ira, más la palabra áspera hace subir el furor. Proverbios 15

El voto de La ONU

Porque Él es nuestra paz… Vino y anunció las buenas nuevas de paz. - Efesios 2:14, 17.

El 10 de noviembre de 1998, como ocasión de un voto histórico firmado por todos los premios Nobel de paz vivos en esa fecha, la ONU proclamó que el primer decenio del siglo XXI (2001-2010) sería «el decenio de la paz y de la no violencia para los niños del mundo». Este texto debía ser enseñado en todas las escuelas y fue apoyado por varios grupos religiosos, por los medios de comunicación y por organizaciones no gubernamentales (ONG). Veinte países se comprometieron en esa acción.

Nos alegramos por tal decisión, porque sin duda el siglo XX fue el más sanguinario de nuestra historia. ¿Cómo no desear la paz y la justicia entre los hombres? Pero ¿para qué sirven las buenas resoluciones? Son como paja llevada por el viento bajo las presiones de intereses divergentes. La peor violencia marcó los primeros años de este nuevo siglo.

La guerra tiene su origen en la violencia individual. Hay un parecido entre el mal en la sociedad y el mal en el hombre. La diferencia es que cada ser humano puede obrar en sí mismo, pero sólo puede hacerlo muy débilmente sobre la sociedad. Soy responsable de mí mismo, no puedo basarme en las debilidades de los demás para disculpar el mal que cometo. Pero, ¿cómo cambiar mi propia naturaleza? El Evangelio da la respuesta: ¡Dios puede y quiere cambiar mi corazón! Él purifica el ser interior y la conciencia de aquel que acude a él por medio de Jesucristo. Y todavía más: vuelca su amor en el corazón del creyente y lo hace participar de su propia naturaleza, él, el es el Dios de paz.                                                    fuente; Amen Amen

Lo que Dios junto...

Al principio de la creación, varón y hembra los hizo Dios... y los dos serán una sola carne; así que no son ya más dos, sino uno. Por tanto lo que Dios juntó, no lo separe el hombre. - Marcos 10:6-9.

En respuesta a las preguntas que se le hacen respecto del divorcio, Jesús, como siempre, remite a sus oponentes a sus propias conciencias. Para nuestra instrucción también recuerda el pensamiento inicial de Dios a propósito del matrimonio. Por eso se remonta a la misma creación (Génesis 3), antes que el pecado entrara en el mundo.

Según el pensamiento de Dios, los esposos se convierten en una sola alma, una sola carne. Hoy sabemos bien que el matrimonio, si al menos hay matrimonio, fácilmente se lo considera como una asociación revocable.

Como ese vínculo ha sido formado por Dios, solamente debe ser roto por él, es decir, por la muerte de uno de los cónyuges. El hombre no tiene derecho a separar lo que Dios juntó; el adulterio o el abandono constituyen hechos de excepcional gravedad, ultrajes a la voluntad del Creador.

Nuestra responsabilidad y, al mismo tiempo, nuestro privilegio como creyentes, es mantener ese vínculo para la gloria de Dios y con gozo. ¿Por qué no siempre es así? A causa de nuestro terrible egoísmo. Si mostramos la vida de Cristo en nuestro hogar y llevamos el fruto del Espíritu (Gálatas 5:22), esa unión querida por Dios toma toda sus dimensión y nos llena de agradecimiento hacia aquel que la instituyó.

¿Ganancia o pérdida?

No te afanes por hacerte rico… ¿Has de poner tus ojos en las riquezas, siendo ningunas? Porque se harán alas. - Proverbios 23:4-5.

¿Qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? - Mateo 16:26.
En un cementerio, una antigua tumba lleva este sorprendente epitafio: «Enoch Addis, fallecido el 5 de agosto de 1830 a la edad de 73 años. Pasó toda su vida adquiriendo propiedades». ¡Cuántos Enoch Addis hay en este mundo! Se fatigan, luchan, pasan días y noches ideando nuevos sistemas para enriquecerse. Hacen fructificar su patrimonio, aumentan sus capitales, amplían sus propiedades… Y olvidan a Dios.

A ese respecto Jesús expuso en una parábola la historia de un rico propietario que construyó grandes graneros para guardar sus abundantes cosechas. Con satisfacción se dijo: Tengo muchos bienes guardados para muchos años. Ahora puedo descansar, beber, comer y divertirme. “Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será?” (Lucas 12:16-21).

Algún día tendremos que dejar todo. Entonces ¿adónde iremos? No podemos escapar de Dios. Ahora mismo debemos prepararnos para encontrarle. Aceptemos por la fe la salvación que él nos ofrece. Entonces descubriremos la vida, la verdadera vida que no consiste en amontonar riquezas sino en conocer a Dios y a su Hijo Jesucristo, a quien ha enviado.

Los que rehúsan esta salvación, tendrán que comparecer ante el “gran trono blanco” antes de ser lanzados “al lago de fuego” (Apocalipsis 20:11-15).                                                    fuente: Amen Amen

Esperar y buscar

Oh Señor, de mañana oirás mi voz; de mañana me presentaré delante de ti, y esperaré. - Salmo 5:3.

Una cosa he demandado al Señor, ésta buscaré; que esté yo en la casa del Señor todos los días de mi vida. - Salmo 27:4.

Dios escucha las oraciones y las responde. Pero en su perfecta sabiduría, sólo nos otorga lo que es bueno para nosotros, y no necesariamente lo que le hemos pedido. Si pedimos lo que no corresponde a su voluntad, nos contestará de otra manera, pero siempre en vista de nuestro bien.

Hagamos como David (Salmo 5:3), quien por la mañana rogaba a Dios por sus necesidades y tranquilamente esperaba la respuesta apropiada, ¡sin permanecer inactivo! Los creyentes son llamados «colaboradores de Dios» y deben cumplir las tareas que él les confió, aguardando con fe y paciencia lo que Dios decidirá para ellos.

Así, no debemos permanecer inactivos: se nos invita a buscar lo que hemos pedido. Sigamos todavía el ejemplo del autor del Salmo 27. Había pedido quedarse en el templo del Señor, y lo buscó. Pidamos la sabiduría, pero igualmente busquémosla, en particular por medio de una atenta lectura de la Biblia. Supliquemos por la enseñanza y el crecimiento de la Iglesia, pero busquemos también el bien de nuestros hermanos. Roguemos por la salvación de nuestros vecinos, pero aprovechemos todas las oportunidades para hablarles del Señor Jesús.

La fe sabe esperar, pero también sabe buscar. La impaciencia puede ser una falta de confianza en Dios y puede traernos malos resultados. Creyentes, oremos con fe y busquemos lo que pedimos con la misma fe.                                        fuente:Amen Amen

La tentación interior

Cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido. - Santiago 1:14.

La naturaleza pecaminosa permanece sin cambio en el creyente, aunque haya recibido la nueva naturaleza o sea la vida divina. La "carne" halla su placer en la tentación que excita a la concupiscencia, mientras que la prueba exterior acarrea sufrimientos al que la resiste. 1 Juan 2:15-17 hace énfasis sobre el término "amar": "No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama la mundo, el amor del Padre no está en él". Ese amor al mundo se traduce por:

1. "los deseos de la carne" (la codicia empuja al mal),

2. "los deseos de los ojos" (el corazón es atraído por el objeto deseado) y

3. "la vanagloria de la vida" (quiere elevarse, mientras que la humildad se rebaja).

Las circunstancias exteriores pueden excitar la concupiscencia interior. Satanás tienta a Eva y le siembra dudas en el corazón; más tarde tentará a Jesús y buscará hacerlo caer. No obstante, sólo en Eva responde la concupiscencia interior: "Vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría" (Génesis 3:6)

El enemigo utiliza las cosas exteriores para estimular la codicia interior. Dios mismo tienta, y nadie puede decir "Soy tentado por Dios" (Santiago 1:13). Sin embargo, él puede servirse del mismo Satanás y de sus tentaciones para poner a los suyos a prueba, como en el caso de Job.

Con Nuestro Propio Esfuerzo

Jesús Adrian Romero

Hay sueños que provienen del corazón de Dios y hay sueños nuestros. Los sueños nuestros pueden ser alcanzados a través de nuestra capacidad humana, a través de nuestros recursos e influencia. Los sueños de Dios son alcanzados a través del poder de Dios.

La palabra de Dios a Zorobabel fue: “No es con ejercito, ni con fuerza, sino con mi espíritu...”. La tarea que zorobabel tenia que llevar a cabo era Titánica y Dios le advierte que si el descansaba en su habilidad para alcanzarla, el propósito no se lograría.

“No es con fuerza”, dice el Señor. Esta declaración de la fuerza hace referencia a un arco cuando esta siendo estirado. El arco es un arma de guerra, un instrumento hecho de material que tiene su límite cuando se estira. Además de las limitaciones en el arco, hay limitaciones en la fuerza de la persona que estira el arco.

La fuerza humana o “instrumentos” humanos nunca serán suficientes para alcanzar los sueños de Dios. Cuando comparamos nuestra fuerza con la fuerza de Dios, no hay comparación, cuando comparamos nuestros “arcos” con el “arco de Bronce”, el arco de Dios, nuestros instrumentos son débiles, y con muchas limitaciones.

Dios también le dice a Zorobabel, “No es con ejercito”. Un ejército es un grupo de hombres, un grupo de soldados a la disposición de un capitán. La palabra ejército también puede ser interpretada como recursos, influencia, dones o habilidad. Nada de esto es suficiente le dice Dios a Zorobabel, necesitas el poder de Dios.

Es obvio que el Señor utilizará nuestras habilidades y recursos pero nunca serán suficientes, nos quedamos cortos cuando solo dependemos de ellos.

Si en este momento tu haces un inventario de tus recursos, habilidades e influencia y decides que puedes lograr el sueño que hay en tu corazón, ese es un sueño tuyo, esto de ninguna manera quiere decir que el sueño sea malo, hay sueños buenos que pueden ser logrados con solo nuestra habilidad y recursos.

Los sueños de Dios, en cambio, parecen imposibles de alcanzar cuando los comparamos con nuestra habilidad. Cuando logramos los sueños que Dios puso en nuestro corazón, nos damos cuenta que El es el digno de la gloria y el reconocimiento, nosotros solo somos instrumentos en sus manos.

Un día me encontraba leyendo en la sala de mi casa y llego mi hijo Adrián. El era pequeño aún y llevaba en sus manos un arco y una flecha, posicionó la flecha, estiro el arco y apunto hacia donde yo estaba. En ese momento pensé que me sacaría un ojo pero realmente la flecha ni siquiera llego a donde yo estaba. Después de eso le pedí el arco y le hice algunos ajustes. Al terminar salí con mi hijo al patio de la casa, le pedí que tomara el arco y se preparara para lanzar la flecha, pero antes de que lo hiciera puse mis manos encima de sus manos y juntos estiramos el arco. En el momento de lanzar la flecha voló mucho más alto y lejos que lo que el había logrado en su propia fuerza. La flecha cruzo el patio de nuestra casa y cayó del otro lado de la calle. Mi hijo estaba sorprendido de la hazaña.

Esto es lo que Dios quiere hacer con cada uno de nosotros. Seremos sorprendidos cuando El ponga sus manos sobre nuestro arco débil.

No importa cuan grande sea nuestro talento o nuestra habilidad, los sueños de Dios se alcanzan con el poder de Dios.

No importa que tan pocos o vastos sean nuestros recursos. Los sueños de Dios se alcanzan con los recursos de Dios.

¿Estás confiando en El?

El Naufrago

Un hombre temeroso de Dios salió una vez de viaje en barco. Durante la travesía una fuerte tormenta hizo naufragar la embarcación.

Casi todos murieron, pero este hombre logró agarrarse a una maltrecha barca que a penas flotaba sobre las aguas. 

Estuvo mucho tiempo a la deriva y después de algunos días llegó a una isla desierta. Al llegar a la playa, cansado pero vivo, agradeció a Dios por salvarle de la muerte. El consiguió alimentarse de peces y hierbas. Derribó algunos árboles y con mucho esfuerzo logró construirse una casa. No era una gran casa, más bien era tosca con palos y hojas. Pero para él era su casa,  se quedó satisfecho y una vez más agradeció a Dios, porque ahora podría dormir tranquilo y sin miedo de los animales salvajes que pudiesen existir en la isla. Un día él estaba pescando, y cuando terminó, había atrapado muchos peces. Con el resultado de la pesca quedó muy satisfecho pues la comida era abundante. Al darse la vuelta en dirección a su casa, vio con desesperación y decepción como su casa estaba totalmente en llamas.

 El se sentó sobre una piedra llorando y diciendo en sus lamentos: "Dios!! , ¿Cómo es que el Señor puede dejar que esto me ocurra? El Señor sabe que yo necesito mucho de esa casa, para poderme abrigar y proteger, y ahora deja que mi casa se queme toda, el Señor no tiene compasión de mí". En ese mismo instante, una mano se posó sobre su hombro y oyó una voz diciendo: ¿Vamos joven? El se dio vuelta para ver quien estaba hablando con él, y cuál no fue su sorpresa cuando vio al frente suyo un marinero todo uniformado que le decía: "Vamos joven. Hemos venido a rescatarlo". "¿Pero cómo es posible? ¿Cómo supieron Uds. que yo estaba aquí?" "Ah! , amigo! Vimos sus señales de humo pidiendo socorro. El capitán del barco ordenó que el barco se detuviese y mandó que en aquel bote viniéramos a buscarlo." Los dos subieron al bote y así el hombre fue llevado a su familia.

 

 

Siguientes 1 2 3 4 5 6 7

 

 ONG - S.A.L.

Solidaridad, Ayuda y Libertad es una organización benéfica y legalmente constituida desde el año 2005.

Apoyada por un grupo de colaboradores, deseosos de trabajar y hacer una obra para personas, que por muchas circunstancia, necesitan de nuestra solidaridad y de nuestra ayuda para que en lo posible sean mas libres.

Esta organización no tiene ningún fin lucrativo y estamos dispuestos a servir en pos de una causa tan justa como es la ayuda humanitaria.

 ISLAS CANARIAS

Es un archipiélago del Atlántico, una de las comunidades autónomas de España. El archipiélago está situado frente a la costa noroeste de África, a tan sólo 95 Km. en el punto más próximo. Estamos a 1.400 km separados del continente europeo.

 ECONOMIA DE DIOS

Desde esta Web queremos presentarles una serie de bosquejos relacionados con la  Economía del Reino de Dios, tenemos la intención de proporcionar material para todos aquellos que estén interesados en conocer más sobre este tema tan importante y necesario en nuestros días de gran incertidumbre en las economías mundiales.


 LIBRO DE VISITA

Nos gustaría contar con tu opinión






 PREDICAS EN MP3

Predicaciones del pastor Manuel Sierra grabadas en el Centro Evangélico Vida Nueva en formato mp3.


 Aquí podras ver todas las Predicaciones de nuestra iglesia los jueves y los Domingos o en diferido  

 



 Calcula los usuarios online de tu web o blog